Informe narrativo

Informe narrativo de 1 de enero a 30 de junio 2020

La junta y la coordinadora de la casa/taller trabajaron cada una con su POA, para separar más notoriamente las responsabilidades y tareas de cada una. Este informe narra el trabajo bajo la responsabilidad de la coordinadora. Y algún apoyo que ella ha dado en las tareas de la junta.

Introducción

Este año empezó bien. En diciembre, mes de la caridad, nos conoció mucha gente nueva y tuvimos bastantes visitas. En enero sentimos todavía las consecuencias positivas. Estábamos con planes de reforzar los contactos y para aprovechar bien el espacio en la televisión local, cuando a mediados de marzo entró el coronavirus, que en otras partes del mundo ya había mostrado su fuerza de destrucción. Buscamos la semi cuarentena (las acompañantes si salieron a su casa en la noche y regresaron al día siguiente) pero limitamos las visitas a la casa; y las salidas de las personas acogidas, las mías, hasta el máximo.

En este informe describo en los diferentes capítulos como la llegada del coronavirus afectó nuestra vida y nuestras actividades.

La municipalidad reconoce nuestro trabajo y nos da una pequeña mensualidad de 2000c de su fondo social. Y este año se acercó el Ministerio de empresas familiares para invitarnos de participar en sus ferias. Lo hemos aceptado en dos ocasiones. Ya que durante el tiempo de pandemia nos disculpamos

La situación del país está más triste por el no-actuar del gobierno delante la pandemia del coronavirus.

La situación económica que ya estaba en receso desde 2018 sufre más por las consecuencias del coronavirus, de modo que cierran más empresas y hay menos trabajo aun, precios de la canasta básica subiendo y la pobreza aumentando. Tomando en cuenta el receso mundial por el efecto del virus, esto afecta también él envió de las remesas que para muchas familias nicaragüense han sido un apoyo en sobrepasar sus dificultades económicas. Se están disminuyendo paulatinamente.

Nuestros ingresos nacionales han disminuyendo este medio año.

Objetivo

Dar a conocer los avances de manera general y algunas actividades realizadas en la Fundación Cristiana Comunitaria para personas con Discapacidad Ruach de Juigalpa en el periodo de 1º de Enero al 30 de junio del año 2020, que caben bajo la responsabilidad y/o iniciativa de la coordinadora.

Las actividades realizadas/resultados más importantes:

El club/taller

Este año inició Maria Auxiliadora su función como acompañante. En diciembre trabajó una semana en conjunto con la acompañante saliente, para prepararse para guiar el taller. Yo trabajé en mejor el manual de la metodología del taller, para facilitar el proceso de capacitación y compresión.  Con Maria Auxiliadora hicimos un acuerdo para ayudarnos por unos 5 a 6 meses, ya que recién estaba sin trabajo y estaba buscando trabajo de maestra. Así fue. En enero yo estaba de vacaciones. Maris, la acompañante de la casa hogar, quien funciona como asistente en el taller en lo posible 2 tardes por semana, le estaba ayudando.

En marzo trabajamos con los compañeros del taller 1 día en la librería Juigalpa, para que el público en general nos puede conocer. Les encanta a los compañeros trabajar allí, por la buena atención que reciben. La práctica ha mostrado que este día en la librería y la propaganda que hacen sus dueños nos ha servido bastante para darnos a conocer.

En el taller funcionaba entre 8 y 10 compañeros hasta abril. En febrero organizamos un encuentro con las representantes legales para compartir avances del taller y celebrar en conjunto el día de la amistad.

En marzo, con dinero de Bakkerij de Holanda, organizamos una mañana recreativa en las piscinas de los Ángeles, para los compañeros y sus representantes legales. Fue un éxito. Además, compartimos un rico refrigerio.

La idea de planear más salidas y paseos por el coronavirus no se realizó hasta hoy.

Estaba dentro de los planes dar inicio al uso de los 2 computadores que nos había donadas a fines del año pasado. En marzo hicimos una prueba con una voluntaria para arrancar dos horas por semana con 4 compañeros aptos e interesados para aprender su uso. Por el coronavirus no se llevó a cabo.

Por la recomendación del aislamiento social cerramos en marzo el taller por 2 semanas, Pero por el hecho que el virus siguió afectando, decidimos con la junta de trasladar el funcionamiento del taller a la casita (techo sin paredes) en el patio de la casa hogar. Solamente invitando a los compañeros de la casa y una vecina de dos casas más allá, quien se había reintegrado a partir de febrero. Además, con más distancia entre las mesitas. Resultó muy bien y los compañeros mostraron alegría de seguir con sus actividades en el taller.

Por razones del virus, pero también por razones económicas, la junta decidió uni-lateral, de no iniciar el contrato con una persona ya entrevistada, como nueva acompañante, a partir del 1 de junio. Formalmente termina aquí la existencia del taller, por un tiempo indefinido.

                      Casa Hogar:

Nueva persona acogida

Por intermedio de la directora del asilo de ancianos nos llegó la solicitud de conectarnos con una familia en Bluefields, que estaba buscando una casa para un familiar con discapacidad. Supuestamente esta persona funcionó bastante independiente.

En común acuerdo se aceptó que la coordinadora haría un viaje a Bluefields para conocer la persona en terreno, cual se realizó en marzo 2020.

La coordinadora conversó con la tía bisabuela, el tío German, y por teléfono con el hermano quien vive en los EEUU. La mama falleció hace tres años. Visitó donde Rommel estaba viviendo, cuidado por un primo, viendo la necesidad de un posible acogimiento en la casa hogar.

En con junto con la familia se llegó a una hoja de ruta: entre abril y mayo hacer tres visitas a la casa hogar de 2, 3 y al final 4 días, para ver si Rommel pudría encajar en la comunidad de la casa hogar, conociéndose mutuamente y valorar cuales necesidades tenía; y si nos sentimos capaces de dar lo que necesitaba.

En abril se realizó la primera visita. La segunda visita se atrasó hasta mayo. Y por el empeorado de la salud de la tía bisabuela se estaba pidiendo si Rommel ya podría entrar en la casa hogar.

Como equipo: estábamos dispuesta de recibir a Rommel siempre y cuando obtuvimos el permiso de la junta de la Fundación.

El 14 de mayo la tía habló con Ana Alicia de la junta y se pusieron de acuerdo que, sí se pudo ingresar a Rommel; y en la casa hogar llenamos todos los acuerdos y compromisos oficiales.

Durante 6 semanas le tenemos en observación y ya estamos en la elaboración de un plan de desarrollo con él. El desafío más grande de tratar con él es su estado de ánimo, que es cambiante:  tiene de repente la tendencia a la depresión. Pero con el tiempo sentimos que está llegando a más tranquilidad.

Acompañantes

Se fue nuestra acompañante de noche Mayela por otro trabajo. La reemplazó Lisseth. Maris fue, por una operación con tiempo de reposo. La reemplazó Sayra. Estamos buscando urgentemente una persona de reserva (ver siguiente sub capitulo). Sentimos más la necesidad de una reserva por muchas enfermedades del personal en el mes de junio relacionado con el coronavirus. No la hemos encontrado hasta hoy.

Enfermedades y salud

Este medio año, de vez y cuando, visitamos con unas de las personas acogidas el

medico holístico/ natural. Por lo general las personas acogidas tienen una buena salud. Hasta Loyda ha mejorado su salud y tiene mucho menos diarrea.

En febrero con ayuda de nuestro dentista amigo, y con un amigo anestesista de él, a Loyda, Daniel y Jonathan se hicieron una limpieza de sus dientes bajo anestesia.

En el tiempo de pandemia evitamos contactos con nuestro amigo médico del puesto de salud. Tenemos un amigo médico privado quien nos está ayudando en una manera muy favorable. El también vino a la casa para hacer el chequeo médico de Rommel, cuando ingresó.

A fines de marzo la acompañante Marys entró con subsidio por una operación pendiente. Su ausencia dilató más de los 2 meses previstos. Por suerte encontramos a Sayra quien la está remplazando y quien encajó muy bien en el trabajo y el equipo. La acompañante interna Ana entró en subsidio en junio por una amenaza de aborto. Su estado es irregular. Su ausencia debilitó el equipo.

Además, en mayo y junio di fácilmente libre a cuenta de vacaciones a las trabajadoras que se sentían con posibles síntomas del virus.  En Nicaragua no se puede hacer fácilmente la prueba, entonces elegí ´prevenir´ en vez de ´lamentar´.

Había apoyo mutuo en el equipo. Sí significó que estábamos trabajando con lo mínimo y que yo no siempre pude tomar mi tiempo libre. Además, buscamos otra persona de reserva (tenemos 1), para ayudarnos cuando hay poco personal por enfermedades. En primer lugar, como apoyo de día, en espera que también puede ser apoyo de noche. No hemos encontrado todavía la persona idónea.

La fisioterapeuta que nos estábamos acompañando en los procesos de varias personas acogidas con visitas mensuales, se fue de Juigalpa. Encontramos un nuevo, que por el distanciamiento social no ha venido todavía a la casa hogar.

Tenemos una amiga fisioterapeuta que nos da consejos a consultas muy concretas. Nosotros seguimos con los ejercicios orientados, con pequeñas modificaciones según nuestra sabiduría.

Igual los masajes dada por una voluntaria a Daniel y Maria Elena fueron interrumpido por la cuarentena.

Actividades

-En la casa hogar cada persona acogida tiene sus actividades, ajustadas a sus necesidades. Tanto adentro de la casa como afuera en el patio o la piscina.

-Ayudé en los tramites que tenía que hacer el papa de Maria Elena en el Consejo Supremo Electoral para darle su cedula de identidad. Resultó sin complicaciones.

Además, ayude para iniciar los trasmites para dar a Manuel un certificada de nacimiento (nunca fue inscrito). El año pasado, dónde fui para averiguar lo que se debía hacer para este trasmites, pidieron muchos papeles y además supuestamente ir a Managua. En febrero fuimos con el papá a un abogado del Consejo Electoral Supremo, quien pensó en una forma más práctica y nos orientó en una forma factible cómo conseguir la inscripción de Manuel en el registro civil. Estamos en medio trasmite. El papá, por el coronavirus, no pudo seguir con sus venidas mensuales, para avanzar con los trasmites. El paso 1 que él inicio, yo pude complementar; el paso 2 por suerte pude hacer. El desafío es ahora el paso 3 (ir al juzgado) en espera si realmente puedo avanzar sin presencia del papa. 

-El Seguro Social (INSS) ofrece a los hijos de los trabajadores que estaban afiliados al INSS, con discapacidad, ser beneficiarios: que significa atención médica y algo de dinero si fallece el papa/mama. Ayudé a la mamá y hermana de Loyda y Daniel de avanzar en estos trámites. Que significaba: varias visitas al INSS, varias visitas al hospital para la epicrisis /verificación que tienen discapacidad, atender la visita a la casa para averiguar que existen. Estamos en espera que se responde positivamente a la solicitud.

Siempre celebramos despedidas, bienvenidas, cumpleaños y fechas especiales como equipo de la casa hogar, a veces incluyendo a la acompañante del taller.

Por el hecho que nos quedó dinero de una rifa organizada por la casa en diciembre, almorzamos con todos de la casa en el día de la amistad en el restaurante de la piscina. ¡Todos gozaron!

La salida a la piscina semanalmente se interrumpió por el coronavirus. Introducimos, como alternativa, media hora de baile en la casa. Con un refrigerio especial. Le gusta a todos.

Capacitación

-Cada mes doy una capacitación al equipo de acompañantes de la casa. Los temas elegimos en con junto. La capacitación se hace un jueves (día que todas trabajan) de 8-10 am. Temas trabajados: la observación y elaborar pasitos para lograr un objetivo de desarrollo; reforzar el tema de la supervisión; evaluación del equipo por debilidades encontradas, reforzar tema de la responsabilidad personal; ajustar esquema de estimulación y buscar estrategias como mejorar la calidad. En este último tema reflexionamos sobre las necesidades de cada persona acogida y ajustamos el horario de estimulación y atención a ellas, ya que fuimos a veces demasiado ambiciosas, no pudiendo cumplir con nuestras tareas asignadas. 

-También elabore un formato de apuntar los avances y dificultades dadas en una forma más concreta y ahorrando tiempo en su llenado.

-El equipo está más consciente que tiene que pensar en milímetros de avances en vez en avances más grandes.

-Durante un día laboral aporto reflexiones y observaciones para estimular a cada uno de valorar su trabajo y mejorar donde puede (coaching on the job).

-1x di una capacitación a la acompañante del taller sobre el uso del tiempo efectivo.

-Con ayuda de Sari se trabajó el tema de los chakras. En enero, febrero, marzo. Un tema muy novedoso para el equipo, pero les encantó.

-Estimulamos que las colaboradoras siguen estudiando. Ana inició la carrera de enfermería, los sábados. Pero por el coronavirus se retiró después de un mes.

Y yo terminé otro curso online en constelaciones familiares, útil en el acompañar a las acompañantes en sus procesos personales. La semana de presencia con prácticas no se realizó por el coronavirus. Queda pendiente.

Contacto con la junta

Con la presidenta y administradora Ana Alicia me junté pro medio 1 x por semana/ 14 días cuando ella estaba llegando regularmente a las oficinas de la Fundación: hablando de las cosas corrientes de la casa y taller y tomando algunas decisiones en conjunto. A partir de abril, entrando en cuarentena, la comunicación se redujo a unos whatsapps en ciertas situaciones. Tomamos en conjunto la decisión de trasladar el taller con unos pocos compañeros al patio de la casa. Pero no hubo comunicación sobre cerrar el taller y no dar un contrato a la persona hablada a fines de mayo. A mi carta que escribí al respecto a la junta, no vino ninguna respuesta.

Sobre el ingreso de Rommel hubo comunicación. Igual sobre las ausencias de las trabajadoras por enfermedad.

Buscando donaciones y ayuda

– Elaboré con apoyo de Eric (de Inglaterra) 1 carta para promover donaciones en

Marzo, bonus day GG; juntamos este medio año un total de unos $ 3700,-US

-Tenía planificado un viaje a Holanda por la celebración de los 50 años de WNM que me apoya como misionera laica en mayo este año. Tenía planifica pasar por organizaciones e iglesias. Queda pendiente para 2020.

 El amigo en De Pompe, Zeeland, siempre está pendiente de nuestro trabajo y nos manda pequeñas donaciones irregularmente por actividades realizadas.

-Antes del coronavirus distribuimos 4 alcancillas en lugares donde se puede llenar. No hemos dando mucho seguimiento por la reducción de las actividades

-Hay una red de unos 6 padrinos/madrinos. Y una red de unos 6 amigos quien podemos llamar para peticiones de ayuda especifico (arreglos en la casa, conseguir tierra para las plantas, transporte en un caso concreto, llantas de cultivo, etc). Pro medio 3 veces al mes nos llega una donación de gaseosa, fruta o pancitos etc.  de personas diferentes. Excluidos los familiares que dan su mensualidad voluntaria.

PR
Mis aportes para promover la Fundación en breve:

Mantuve mis aportes de escribir blogs en la página web de Vivir Juntos, nuestra donante principal,  2x por mes; aportes a facebook de la Fundación pro medio 2x por semana; informes del trabajo en la página web GlobalGiving (EEUU) 1x por mes; aportes en la carta de novedades en Ingles (cada 3 meses) en conjunto con el amigo Eric; escribiendo un artículo en el boletín de una iglesia de Holanda cada 2 meses; publicar a veces algo en la página web de la fundacionruach; y mi carta copia personal para involucrar la mayor cantidad de personas en nuestro trabajo de la Fundación.

Actividades especiales

-Reunión con Aristidea para publicaciones en la página web

-Dar entrevistas a punto noticoso (2)

-Febrero y marzo, cada quince días, hablar en el canal 20 sobre la Fundación

-Conocer dos posibles casas como casa hogar, buscando alternativas para economizar. Ninguna de las 2 valió la pena.

-Estar en contacto con posibles candidatas practicantes/voluntarios

Conclusión

Ha sido un medio año con muchas sorpresas. No solamente dentro de la casa, pero más aún afuera de la casa: en Nicaragua y en el mundo.

Siento que dentro de la casa hogar hemos dado buenas respuestas a los desafíos. Que estamos logrando nuestro objetivo como casa y con cada persona acogida.  Y el equipo de trabajo funciona suficientemente bien para crecer por intermedio de estos desafíos.

Gracias a los colaboradores pagados que tenemos en la Fundación hemos avanzado con pasos concretos, para realizar nuestros sueños, en beneficio de las personas con discapacidad intelectual mayores de 15 años.

Me siento muy agradecida por el apoyo que hemos recibido de tanta gente, tanto en Juigalpa como en Holanda, Inglaterra y otras partes que nos apoyan económicamente y moralmente.  Veo la mano de Dios en nuestro trabajo, que nos da valor y confianza de seguir. Y me siento muy agradecida por el apoyo de la junta de Vivir Juntos, siendo nuestro pilar fuerte por su compromiso económico.

¡La unidad hace la fuerza! Estamos aportando nuestro granito de arena en a la sociedad para que se mira con ojos más positivos hacia las personas con discapacidad.

Astrid Delleman, coordinadora de la casa hogar (y del taller)

Equipo fundacion
Comida Fundacion
Terapia

Deja una respuesta